Archivos del blog

¡Qué poco musculado está ese poeta, con esa barriga cervecera y esas piernas de palillo que sostienen un fláccido chorizo campero! Así la penitencia se aproxima como sombra de mujer para hacer sarcasmo y burla de sus carnes, lacerar al impío para después amamantarlo como a un dulce retoño despojado de su tierna piedad. Lágrimas y penas ganan el corazón de cualquier mujerzuela.

2 comentarios:

  1. Defines a un hombre común, el hombre casi perfecto

    ¡Mujerzuela!, vaya cosa, te agrada crear polémica, ¿qué habrá detrás?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todas las perfecciones de ese hombre vulgar, eclipsan delante de lo femenino. Mujerzuela es imperativo de señora.

      Eliminar