Archivos del blog

¿Para qué tanto esforzarse? Uno siempre acaba con la hembra equivocada,  maldiciendo su error o amando su equivocación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario