Archivos del blog

Estoy viejo y cansado y, sin embargo, me acostaría con aquella belleza morena de corrector dental. Cuando la observo con ojos de mal follador y mal pagador, y mal bebedor y mal perdedor (toda la maldad junta no puede ser banal), contemplo diamantes en su sonrisa y voluptuosidad en sus ojos (azabaches de una dulzura impecable), y su aparato es una grapadora sellando nuestras bocas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario