Archivos del blog

En Port Elizabeth me oculté de polizón en un mercante. Tenía casa y familia en Botswana, pero todo aquello dejé (mi alma necesitaba otros horizontes). Aún espero en Madagascar un barco que me lleve y un amor en cada puerto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario