Archivos del blog

Creer en el celibato es como pretender criar costra y roña en la entrepierna cuando puedes lavarte todos los días.

9 comentarios:

  1. Cierto.
    Creer es una opción. Igual que lavarse.
    La experiencia del celibato un estado de conexión entre el cuerpo y el ser. Un orgasmo de bienestar continuo de dominio de si mismo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay mayor placer que sucumbir a lo indómito. Seres artificiales se rebelan contra su propia naturaleza. ¿Por qué transformarnos en seres asexuales cuando nacemos sexuados? El continuo dominio de uno mismo es una quimera.

      Eliminar
    2. Seres artificiales? Por ser ell@s mismos? Por elegir un modo de vida minoritario y poco entendido o aceptado por el resto del personal?
      Ciertamente somos seres sexuados y también racionales, la cabeza impera en el instinto y en la elección radica la verdadera libertad del individuo.
      Raúl, la vida en si es una quimera, un continuo desafío a que seamos... Ser uno mismo en un mundo desvalorizado, es la mejor de las conquistas a ganar, dejarse llevar por la masa, la peor derrota para los valientes. Hay que ser muy valiente para asumir una conducta en relación a tu sexualidad (muy diferente a ser asexual) y defenderla frente a la ignorancia de muchos o incluso la intolerancia de otros.

      Eliminar
    3. Casi se podría decir lo mismo de la homosexualidad o de cualquier otra forma de libre elección en el contexto de la sexualidad (espero que no te moleste esa dicotomía). Creo que lo artificial es el adoctrinamiento (imponer una conducta que va contra la necesidad inherente). No creo en los célibes de corazón, instituidos por una razón. Me parece contraproducente esa rareza perpetrada por los delirios de una doctrina (en relación, sobre todo, a sus perjuicios sexuales y a su "castidad moral"). Pedro, el primer Papa, y los apóstoles eran en su gran mayoría hombres casados, por no hablar de María (la no siempre virgen) y el padre adoptivo y terrenal de Jesús.
      Te dejo esta página aclaradora (¡no pienses que tengo nada que ver con las nuevas iglesias!).
      https://www.futurechurch.org/historia-del-celibato

      Eliminar
    4. Correcto, la clave está en la libre elección (y no me molesta, ya sabes que me gusta hablar contigo) No importa con que desee el mundo imponer, o las instituciones adoctrinar.
      Vuelvo a mi concepto de entenderlo como individuo. La libertad es la clave, independiente de lo que elija la mayoría.

      A los que somos curiosos, y también bastante incrédulos, cuesta que nos la calcen... Incluso estando dentro. Lo digo por la inclinación a lo religioso que ha tomado tu comentario.

      Los hombres tienden a imponerse, más, sobre aquello que desconocen, doctrinas inclusive (yo no definiré ninguna)que imponen su modo de entender o interpretar la realidad.

      La libertad, requiere de responsabilidad y también un alto aporte de respeto a los que no piensan como uno. La historia está cargada de falta de estos dos valores: responsabilidad y respeto.

      Y me atrevo a decir, por que las conozco, que hay personas célibes de corazón que sienten la sexualidad diferente al sentido que la gran mayoría tenemos de lo que es, o debiera ser. Y es tan respetable como cualquier otro tipo de actitud personal.

      Y lo sé, que no tienes nada que ver con las nuevas iglesias, aunque conocerlas no está de más, solo el conocimiento evita el aborrega-miento. Iré a leer ese enlace... a ver.

      Eliminar
    5. Siempre parto de la base del respeto para todo, incluso para lo que me es difícil de comprender. Tiene que haber un roto para un remiendo (dándole la vuelta al refranero) si partimos de la pluralidad y la sinceridad de los andrajos... Nada que discutir en ese sentido, sólo comentarte, desde otra perspectiva, como he oído abiertamente en ciertos debates de "cochambre" política, que no se puede juzgar a una parte por el todo, que no todos los políticos son corruptos ni apoyan la corrupción... No queda claro cuando estamos hablando de un sistema viciado que se quiere preservar por las partes como quien lava los trapos sucios sumergiéndolos en un contingente heterogéneo que lo disuelve todo. Tenemos que luchar contra las prebendas de la ortodoxia para conformar una solución definitiva. De la misma manera, la supuesta ética personal del celibato no salva al adulterado sacerdocio de los "célibes".

      Eliminar
  2. Por eso vuelvo siempre sé quien hay detrás y el respeto que usas combinado con esa ironía (algo toca pelotas a veces, jeje...), y siempre quedan algunos que no se globalizan bajo ninguna bandera. Que tienen capacidad de discernimiento, de juzgar al otro e imponer la sentencia solo en su propia conducta.

    Y te lo dice alguien que es muy perseguida dentro de la propia iglesia, y fuera, pero no cedo mis principios constatados en mis experiencias de vida ante ninguna doctrina de hombres.
    Pasé a ver el enlace, ¿qué quieres que te diga? que no estoy de acuerdo con muchas de las actitudes humanas a lo largo de la historia dentro de la religión católica. Yo no justifico lo injustificable.

    Y dejando aparte la moral religiosa del celibato.
    Puedo decirte que para mi fue una experiencia beneficiosa descubrir en una etapa de mi vida ya pasada, que un hombre con su celibato (entregado a una mujer en el más anónimo de los saberes ajenos), su persistencia, su sacrificio y paciencia a esperar que yo estuviera preparada (fui victima de violación) pudo demostrarme que hay hombres capaces de imponerse al instinto. Que hay elección siempre para enfrentar cualquier causa, y que a veces hay sacrificios que nadie comprende, quizás porque si no se cuentan las razones de porque se hacen, todos entran en el bombo de la mayoría.
    A veces, como en mi caso, mira por donde, creer en el celibato y que te enseñen que existe uno independiente a leyes estructuradas, te libra de que la roña se te acumule en el alma y odies a todos los que tienen pollas invasoras. Porque resulta que la sexualidad es de lo más bello que trae el ser humano de fabrica como para que te digan o te impongan como vivirla.

    En fin me llamó la atención tu reflexión, como muchas otras veces y comenté, ahora ya sabes porque, no iba por el tema moral/religioso. Si no por el sacrificio de contener la propia naturaleza en favor de una causa. Nunca sabemos a ciencia cierta en que se cimientan las razones de ciertos actos ajenos. Lo esencial a veces es tan obvio como lavarse, y otras oculto a los ojos.

    Y sí, en cuanto a la última frase de tu comentario, solo diré que nos esforzamos tanto por hacer las cosas mal, que... Jejj...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te entiendo... Para mi los peores hombres se enfrentan a sus instintos para negarlos y reprimirlos, a la vez que se anegan en ellos inevitablemente, de la peor manera, ensuciándolos y corrompiéndolos.
      Malditos enfermos, ésos que utilizan el sexo para manchar, acotándolo a la violencia y a la transgresión por la fuerza.
      Una violación no es un acto del instinto porque no es un acto natural. La necesidad de sexo no hace que las fieras se acosen sino que se busquen para aparearse (algunas llegan a tener una pareja de por vida). Sigo pensando que la naturaleza no necesita contención (siempre que sea noble y consensuada o innoble y consensuada). Tal vez nos equivocamos en los términos e intentamos decir lo mismo de otra manera (la misma palabra posee más de un significado y una intención). La roña del alma es difícil de subsanar.

      Eliminar
  3. Vamos en línea amigo mio.
    Ese café pendiente. Seguro que genera mejor conversación. :)

    ResponderEliminar