Archivos del blog

Señora, hablemos del hambre. Usted lo sufre desde siempre, pues tiene los pechos caídos, es decir: padece de inanición y humedades.

No hay comentarios:

Publicar un comentario