Archivos del blog

Éramos recatados, un poco timoratos, necios y laxos, así que se entrometió Él y quedó con los dos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario