Archivos del blog

Para morir de amor es necesario buscar la enfermedad e insistir en el dolor. Y el más placentero de los óbitos, por fin, escanciará sus cabellos sobre nuestro rostro y relajará los labios para besar la desnuda mortificación.

2 comentarios:

  1. ¿Tú te acuerdas del vino cuando estás en tu lecho de muerte? Será para olvidar o para hacerlo más ligero

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si el lecho de amor es todos los días (todos los días nos asiste una perpetua defunción): borracho y con liguero.

      Eliminar