Ir al contenido principal

Diálogos con Prozac

Dicen que un amor imposible es aquel que llega antes del amor verdadero, puede ser. Tuve unos cuantos imposibles antes del certero, en realidad, siempre buscaba amores imposibles, porque creo que solo quería amar el Amor.
Pero cuando llega el certero no hay imposible que valga, imposible no casa con Amor. Y te llega el ¡zas, en toda la boca!
Pero son tan necesarios esos amores imposibles, inspiración de grandes poetas, la literatura está llena de amores imposibles. Son fuente de inspiración, sin duda, y pizca de cobardía, no se quiere la hiel pero si la miel de la ilusión. Por eso se ven montañas donde solo hay dunas, se ven océanos donde solo hay charcos. Los amores platónicos son una delicia, pero cuando la verdad llega, se ve lo que hay, se afronta y hasta la montaña más alta se escala.



-Prozac-



Es cierto, cuando llega el cartero (el certero?, el cetrero?, el librero?...) no hay imposible que valga: te abre el sobre, te pega los sellos, ensucia con sus manos lo lacrado y se mete en tu cama para hacer ciertas las cartas que te manda un desconocido. Tú seguirás enamorada del amor pero tendrás que pagar las misivas con acuse de recibo, con el correo del Zar en toda la boca, galopando tus ovarios hasta la ceguera.
Todos los amores eran y son posibles, sólo hay que tener una mejilla predispuesta a las bofetadas y querer ser abofeteado por la realidad. Si la imposibilidad viene después de una negativa, el poeta ya tiene su fango y su lodazal particular para recrearse en el desafecto. Si nunca lo confiesa, el poeta ya tiene su pía de cochino para cebarse con piensos hormonados. Si Él o Ella asienten afirmativamente, ¡oh perdición!, ¿dónde meterá su cabeza el ave falaz para inspirarse en una poesía sin argucias?

Comentarios

  1. Me había perdido este diálogo :)

    ResponderEliminar
  2. Más allá del amor -qué es eso-, nada tan verdadero como lo imposible, puede que la única verdad. De ahí quizás la poesía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dame un amor que hieda, que duela, que siente mal, que joda peor..., antes que una máscara de ocultaciones y devociones para rememorar un pasado o todo aquello que nunca llegará a suceder.
      ¡Sólo le pido a la poesía que se atreva, que lo intente, que persevere, que sepa perder! ¿Y lo posible? ¿Lo posible no merece una oportunidad?

      Eliminar
  3. Raúl, no sé si esto es buena idea, mis letras tenían otro sentido que se está desvirtuando y no sé si me gusta mucho, la verdad.
    :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pensándolo mejor, para eso están las palabras, para desvirtuarlas, desvirgarlas y si es necesario devastarlas.
      Sigamos en el camino de la "desfloración" verbal ;)

      Eliminar
    2. En ningún caso he querido deslegitimar tu escrito. A veces de las respuestas nacen contradicciones (y yo, seguramente, no habré afinado en mis interpretaciones). Pues, eso, sigamos el camino de la desfloración semántica y de la inspiración, para lo bueno y lo peor...

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

POETÍLICOS

- ¿Cruces blancas en lo rosa? Si hay satisfacción, al desastre no le importa el sastre...
- Ya sabes, al final la muñeca diabólica siempre seguirá siendo muñeca... sastre y medidas férreas de lo que al "placer" se refiere.
- Prefiero la maldad de una mujer, incluso las bondades de una mujer con el mal... ¿De qué sirven los trajes cuando la piel es la medida?
-A veces vestiduras y pieles sufren de remiendos... hasta Satán sucumbe ante la costura de una mujer... de una muñeca también.
- ¡Satán jugando a las peponas! ¡Fascinante tentación!

Místicos deseos

Una melena prodigiosa que casi tapa el prodigio... Sobre el embiste, anteriormente citado, si no pone a prueba la consistencia del lecho me hace dudar de sus pretensiones. Si a una mujer se le da bien hacer habitaciones, el firme propósito de un hombre es deshacer su creación, deslegitimar su obra (no pensamos en follar sino en profanar colchones). Tengo la firme convicción de que cuando una mujer piensa deliberadamente en el amor es que la cama no está bien hecha, no le agrada totalmente, e intenta recomponer el dobladillo de las sábanas.
Ábrete como una flor al recuerdo, suicida con tus pasos las horas, porque nadie merece un tiempo de olvido... Vuela como una polilla hacia la eternidad de la luz, que no nos sirva la condescendencia de excusa ni la nocturnidad de abandono. El amor todavía es una quietud de sábanas limpias y un demonio que dormita desalojado de sus posesiones. Dios ha criogenizado tus lágrimas para resucitar la hermosura, y el alma despertará de su sueño para nidificar en lo alto.