Archivos del blog

Al final, qué viene a ser toda la poesía del mundo más que un contraconceptivo barato. Mientras se elucubra en la belleza, se malgasta el tiempo de yacer con lo bello.

2 comentarios:

  1. Que nadie invente un anticonceptivo literario, pues exterminaría los sucesos del alma y de la historia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sólo hay que ponerse un condón ante los sucesos del alma y de la historia que son pura literatura. La verdadera historia del alma se lee a pelo.

      Eliminar