Archivos del blog

La prontitud del dedo en la oreja para comerse la cera de las velas. La delicadeza de la lengua en el ojo para lamer las legañas.

2 comentarios:

  1. ¡Panal de abejas!, buen samaritano para el pasatiempo y el desquite de un acto reflejo tan humano.

    ResponderEliminar