Ir al contenido principal
Es curioso quién condena al exilio lo
inservible.
Lo feo.
Y lo olvida.

Billy



Es curioso condenar a una rata a la bajeza, a la fealdad, a la vileza, y a un fiero depredador a la altivez y a la nobleza de lo bello. ¿Los hijos de los roedores no merecen una religión de amor?
La paz con una patata en la boca es tan apacible como la dicha que no necesita  discursos de conveniencia. Siempre nos hemos mantenido al borde del abismo mientras otras vidas nos servían de asidero con la muerte empedrada en los talones.

Comentarios

  1. Admiramos la fuerza de lo visible... somos papanatas de lo poderoso, por eso admiramos al lobo solitario y despreciamos las ratas...

    Sin embargo los ratoncitos nos parecen entrañables porque a diferencia de las ratas no muerden, no tiene capacidad de hacer daño como ellas ... vivimos al borde del abismo siempre, vivir es el arte de mantenerse en ese equilibrio y disfrutar, sin dar nunca un paso al frente ; )


    Feliz finde... al borde justo y ni un paso más allá!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sumirnos en el abismo deliberadamente no implica caer, ciertos abismos son elevaciones infranqueables...

      Eliminar
  2. Mantenerse al borde del abismo a veces es la postura más cobarde

    ResponderEliminar
  3. Cuando los barcos se hunden, las mujeres y los niños van primero... Después de las ratas(claro está en su exilio ellas siguen siendo las primeras a la hora de salvar el rabo)
    Imagino que al borde del abismo, será más de lo mismo. Si creyera en la reencarnación, esta que escribe pediría ser rata antes que león.

    un saludo Raúl.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las ratas sobrevivirán a los leones...

      Tengo que pasarme por tu blog. La verdad es que he abandonado el barco antes que las mujeres y los niños.

      Eliminar
    2. Ostras, tu comentario lo pone a huevo... De no ser porque puede mal interpretarse y dejar mal mi ironía mordaz a Mayo, respondería con lo que tengo en mente y hace que ésta que escribe aguante la risa.

      Divagaciones cierra, pero puedes seguir leyendo a megan en el blog de DomMayo http://dommayo.blogspot.com.es/
      Y sí las ratas son como las cucarachas, sobrevivirán a todos nosotros cuando se ponga la cosa mu'chunga.

      Eliminar
    3. No hay nada mejor que la ironía a destiempo, sin anclas para el amarre...

      Eliminar
  4. A veces lo que condenamos al exilio no es lo más feo. Nos sentimos más cómodos en la fealdad y descartamos la belleza desconocida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entonces no importa que se rompan los espejos...

      Eliminar
    2. hay bellezas más profundas y eternas, que las que reflejan los espejos

      Eliminar
    3. También insuficientes y etéreas como un reflejo...

      Eliminar
  5. Las ratas andan a puñados y van varios pasos adelante, es lo que recuerdo de las películas de barcos que son las primeras que intentan salvarse y quedarse al borde del abismo, sólo si creyeras en una reencarnación.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

POETÍLICOS

- ¿Cruces blancas en lo rosa? Si hay satisfacción, al desastre no le importa el sastre...
- Ya sabes, al final la muñeca diabólica siempre seguirá siendo muñeca... sastre y medidas férreas de lo que al "placer" se refiere.
- Prefiero la maldad de una mujer, incluso las bondades de una mujer con el mal... ¿De qué sirven los trajes cuando la piel es la medida?
-A veces vestiduras y pieles sufren de remiendos... hasta Satán sucumbe ante la costura de una mujer... de una muñeca también.
- ¡Satán jugando a las peponas! ¡Fascinante tentación!

Místicos deseos

Una melena prodigiosa que casi tapa el prodigio... Sobre el embiste, anteriormente citado, si no pone a prueba la consistencia del lecho me hace dudar de sus pretensiones. Si a una mujer se le da bien hacer habitaciones, el firme propósito de un hombre es deshacer su creación, deslegitimar su obra (no pensamos en follar sino en profanar colchones). Tengo la firme convicción de que cuando una mujer piensa deliberadamente en el amor es que la cama no está bien hecha, no le agrada totalmente, e intenta recomponer el dobladillo de las sábanas.
Ábrete como una flor al recuerdo, suicida con tus pasos las horas, porque nadie merece un tiempo de olvido... Vuela como una polilla hacia la eternidad de la luz, que no nos sirva la condescendencia de excusa ni la nocturnidad de abandono. El amor todavía es una quietud de sábanas limpias y un demonio que dormita desalojado de sus posesiones. Dios ha criogenizado tus lágrimas para resucitar la hermosura, y el alma despertará de su sueño para nidificar en lo alto.