Archivos del blog

Virgilio..., ábrete de piernas como una ramera de paso, es hora de detenernos en los dulces versos de Megan.

Asustas cuando estás tan arriba porque otros están tan abajo... Es triste que el Poniente no se alce sobre el Levante... Tal vez, debiera erguirse y arrear como un cabestro para hacer algo con sus torques.

No hay comentarios:

Publicar un comentario