Ir al contenido principal
Padre, ya has piropeado a todas las enfermeras y alguna se sentirá agraviada con tus reticencias. Otras reportarán con sarcasmo tu talento para la ingeniosa música del halago sin ingenio.

Padre, no eres muy perspicaz a la hora de levantar una admiración que no sirva de retranca o de llano reclamo, pero tu sonrisa es la recobrada felicidad de una Ítaca perdida.

Padre, estás tan amarillo como un submarino amarillo y, aun así, tienes ganas de la piel de cisne,  las ancas de rana y el pollo de hospital (la belleza que te introduce agujas y enemas es la más placentera).

Carezco de tu facilidad para adular y eso me hace quedar en buen lugar (quedar en buen lugar no es el mejor sitio en el que se puede estar). De cualquier forma, siempre tendría la excusa del poema y algunas veces me quedaría a solas con mis defraudados.

Comentarios

  1. La verdad que no sé ni qué decir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es otro interesante punto de vista...

      Eliminar
    2. Y dices que no se te da bien adular?

      Eliminar
    3. Depende de la impertinencia!!!

      Eliminar
    4. He debido ser muy impertinente

      Eliminar
    5. En los premios se pierde todo, empezando por la decencia.

      Eliminar
    6. No lo creo, pero será así

      Eliminar
    7. Sobre todo cuando piensas en el reconocimiento...

      Eliminar
    8. Sí, reconozco que me gustas

      :))

      Eliminar
    9. Ya has soliviantado a toda la enfermería!!!

      Eliminar
    10. Y eso sin mover las pestañas.

      Eliminar
    11. Sin arremangarse los ojos pero con mucho lenguaje subliminal...

      Eliminar
    12. Mantendré mis deditos quietos

      Eliminar
    13. ¿En la sala de reanimaciones?

      Eliminar
  2. No sé porqué, pero me nace dejarte un abrazo... sincero... por si lo necesitas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay necesidad de eso, pero ya sé dónde tengo un abrazo para cuando lo necesite!!!

      Eliminar
    2. En este caso, me alegra haberme equivocado y que no necesites de abrazos.

      Eliminar
    3. Siempre es bueno recibir el consuelo de los no necesitados...

      Eliminar
  3. Por eso el amarillo... Es mi color favorito.

    Beso o patada en el culete, que prefieres? Enga!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Un beso en el culete con los labios debidamente limpios!

      Eliminar
    2. Muy agudo Raúl, muy agudo,jeje...

      Eliminar
  4. Los viejos verdes también pueden ser viejos amarillos. Es otro nivel, más meritorio, de los que se aferran a la vida con descaro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cualquier cosa con tal de prodigar el descaro...

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

POETÍLICOS

- ¿Cruces blancas en lo rosa? Si hay satisfacción, al desastre no le importa el sastre...
- Ya sabes, al final la muñeca diabólica siempre seguirá siendo muñeca... sastre y medidas férreas de lo que al "placer" se refiere.
- Prefiero la maldad de una mujer, incluso las bondades de una mujer con el mal... ¿De qué sirven los trajes cuando la piel es la medida?
-A veces vestiduras y pieles sufren de remiendos... hasta Satán sucumbe ante la costura de una mujer... de una muñeca también.
- ¡Satán jugando a las peponas! ¡Fascinante tentación!

Místicos deseos

Una melena prodigiosa que casi tapa el prodigio... Sobre el embiste, anteriormente citado, si no pone a prueba la consistencia del lecho me hace dudar de sus pretensiones. Si a una mujer se le da bien hacer habitaciones, el firme propósito de un hombre es deshacer su creación, deslegitimar su obra (no pensamos en follar sino en profanar colchones). Tengo la firme convicción de que cuando una mujer piensa deliberadamente en el amor es que la cama no está bien hecha, no le agrada totalmente, e intenta recomponer el dobladillo de las sábanas.
Ábrete como una flor al recuerdo, suicida con tus pasos las horas, porque nadie merece un tiempo de olvido... Vuela como una polilla hacia la eternidad de la luz, que no nos sirva la condescendencia de excusa ni la nocturnidad de abandono. El amor todavía es una quietud de sábanas limpias y un demonio que dormita desalojado de sus posesiones. Dios ha criogenizado tus lágrimas para resucitar la hermosura, y el alma despertará de su sueño para nidificar en lo alto.