Ir al contenido principal
No sabes cuánto he repasado, tal vez no lo suficiente, aquellos versos. Y siempre nos quedará alguna equivocación en el tintero, alguna duda por solventar y muy poco por rescatar. Tal vez la poesía sea un error disfrazado de conveniencia, o una disfunción eréctil asumida con paciencia; una mujer detrás de cuya apariencia, la belleza no nos deja distinguir el verdadero rostro... Qui sait? Algunos estamos condenados a cincelar una roca sin llegar jamás a La Piedad.

Comentarios

  1. Quizá los has repasado demasiado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entonces tampoco podemos amar demasiado, ni repasar el afecto después de la lección sin temor a equivocarnos en lo aprendido.

      Eliminar
    2. Ok, tú tienes razón.

      Sigue repasando y perdiendote nuevos escritos.

      Eliminar
    3. Livy, esa es la eterna cuestión: ¿cantidad o calidad?

      Eliminar
    4. No sé de esta frase lo que más me ha chocado es que me llames Livy, cosa que me parece perfecto.

      Qué prefieres tú? Pues eso es lo que vale. Aunque claro, no sé si tú eres capaz de distinguir en ti mismo la calidad en la cantidad.

      Eliminar
    5. Livy es la calidad, la cantidad pueden ser los apellidos o cualquier otro título o recurso de interés, pero llevado todo al extremo incluso los nombres son prescindibles.

      Eliminar
  2. Yo, casi nunca repaso, salvo asuntos de trabajo, ahí -como muy sabe mi compi PROZAC- no hay segundas oportunidades, por eso hay que repasarlo todo mil veces y al milímetro... pero en la escritura y en la vida me arriesgo mil veces sin red, a las pruebas están mis barrabasadas jajaja .. pero como todos los tontos tenemos suerte, casi nunca he sufrido percances de consideración, bien es verdad que jamás me he metido a cincelar bloques de mármol, si acaso de plastilina ; )


    Ahora en serio, te ha quedado un Moisés en miniatura perfecto... sigue dándole al cincel sin piedad ; )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Agradezco ese buen humor! ¿Aseguras que hay alguna parte pequeña en El David; y que ahí, el mármol, quedo evidentemente escaso? El poema es mi único asunto de trabajo; aunque, como tú, prefiero el riesgo sin red a la hora de escribir, también me gusta deleitarme en los huesos rotos a la hora de caer.

      Eliminar
    2. No no nooooo... tú te has elegido la PIEDAD, y yo te he adjudicado el MOISÉS, el DAVID no está en tu catálogo... que yo recuerde el MOISÉS de Miguel Ángel lo único pequeño que tiene son unos cuernitos que le salen en la frente ... ( no vas esconderte en tus habituales guaridas ; ) y sinceramente viendo las capillas Sixtinas que te salen a veces en letras pienso debería dedicarte profesionalmente a la labor del cincelaje de letras y a su mercantilización ... ( ya sé que no admites esta opción .. lo sé) estaba pensando en escribir cartas a los soldados, a las novias y novios ... o poemas por encargo en el parque ...eso sí ... abrígate mucho si te plateas esta posibilidad ...aunque estoy seguro que si caes en un resfriado lo harás de pie ; )

      Eliminar
    3. ¿Poemas por encargo? ¿Crees que los poetas tienen la capacidad de quedar bien delante de las damas, o las poetisas delante de los caballeros? Mi recomendación serian cartas al agravio, al engaño y a la insensatez.
      De todas formas, me gustan tus interesantes ideas. Vengo de hablar con mi amigo el pintor e intenté leerle algo de lo que escribo: aquel poema de un gentil que se desposó con un culo (puede que no lo recuerdes), o aquel otro que decía que los poetas deberían olfatearse como perros antes de buscar el interés de la obra, la fama o la publicación... No hizo mucho caso de mi predicado, pero no me sentí mal por tal efecto, yo tampoco muestro demasiado interés por sus pinturas.
      Bueno, es una anécdota sin importancia, aunque me sugirió que publicara algo o que participara en algún certamen para conseguir un premio (no puede haber mayor insulto, y sabe a ciencia cierta de mi total aprensión por el tema).
      Dios, que se eleva por encima de cualquier capilla Sixtina, ¿qué debe pensar de sí mismo para estar alejado de la vanagloria?
      Sé que buscas mi agrado con tu consideración y eso hace que te considere más, puedes buscar mi desagrado y tampoco te reprobaría.

      Eliminar
  3. condenados a cincelar una roca sin llegar jamás a La Piedad...

    voy a ser clara: me has calado hondo.

    ResponderEliminar
  4. ¿Quieres decir que si vuelvo a nacer volveré a sacar de mí a un ser repelente o es que no me doy cuenta que existe?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Existe? Tú eres la viva negación de ese ser espurio. Sin duda podemos limar nuestras aristas hasta acariciar la naturalidad de las esferas y su fragilidad en el aire...
      Somos como un poema inacabado y en ciertas partes tal vez sea posible la perfección a base de renacer y conciliar los estigmas.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

POETÍLICOS

- ¿Cruces blancas en lo rosa? Si hay satisfacción, al desastre no le importa el sastre...
- Ya sabes, al final la muñeca diabólica siempre seguirá siendo muñeca... sastre y medidas férreas de lo que al "placer" se refiere.
- Prefiero la maldad de una mujer, incluso las bondades de una mujer con el mal... ¿De qué sirven los trajes cuando la piel es la medida?
-A veces vestiduras y pieles sufren de remiendos... hasta Satán sucumbe ante la costura de una mujer... de una muñeca también.
- ¡Satán jugando a las peponas! ¡Fascinante tentación!

Místicos deseos

Una melena prodigiosa que casi tapa el prodigio... Sobre el embiste, anteriormente citado, si no pone a prueba la consistencia del lecho me hace dudar de sus pretensiones. Si a una mujer se le da bien hacer habitaciones, el firme propósito de un hombre es deshacer su creación, deslegitimar su obra (no pensamos en follar sino en profanar colchones). Tengo la firme convicción de que cuando una mujer piensa deliberadamente en el amor es que la cama no está bien hecha, no le agrada totalmente, e intenta recomponer el dobladillo de las sábanas.
Ábrete como una flor al recuerdo, suicida con tus pasos las horas, porque nadie merece un tiempo de olvido... Vuela como una polilla hacia la eternidad de la luz, que no nos sirva la condescendencia de excusa ni la nocturnidad de abandono. El amor todavía es una quietud de sábanas limpias y un demonio que dormita desalojado de sus posesiones. Dios ha criogenizado tus lágrimas para resucitar la hermosura, y el alma despertará de su sueño para nidificar en lo alto.