Archivos del blog

Le dije a mi criado: "Nada de engaños para este encargo. Se el mensajero, el heraldo de mis vicios, Hermes e Iris en un solo gesto. Esta es la dirección de la iniciada. Todo debe estar preparado para la prosternación de lo sensible. Nos acompañarás a los aposentos donde aprehenderé la interioridad desnuda de mi deseada en la más completa oscuridad de nuestros rostros. Ambos, con una seda negra alrededor de los ojos; ambos, aprendiendo la nomenclatura del tacto y descendiendo a los aromas carnales de la noche. Esta vez nuestros labios permanecerán sellados, amordazados... He comprado unos tapones amarillos para los agujeros de los oídos. Si muere un sentido, los otros se alimentan de su muerte... A esta forma de amar la llamaremos "tres monos", por lo de ciegos, mudos y sordos... "

8 comentarios:

  1. ¡Amor San Saru!

    Y con el tacto aprenderse y amarse.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo diría que es bueno hacer monadas, incluso a lo japonés...

      Eliminar
    2. Es muy bueno, nos pone en contacto con nuestros ascendientes más primitivos...

      Eliminar
    3. No por ello menos sofisticados y sibaritas...

      Eliminar
    4. Quizá apostaría que más...

      Eliminar
  2. Jeje (I)liada y (O)de(I)sea en un solo gesto!!!… sin visión nocturna, ni armas de largo alcance, un cuerpo a cuerpo invidente en manos/monos del servicio de inteligencia y la manipulación informativa ; )

    ResponderEliminar