Archivos del blog

¿Por qué el poeta está condenado a ser publicador y vendedor..., en una palabra: empresario del verso, con un producto de tan exigua rentabilidad. ¿No es más sencillo decir: lo podéis tener por nada y al no siempre reconocido y módico precio de la gratuidad?

2 comentarios:

  1. Cuánta poesía no se regala por el mero hecho de hacer feliz a uno mismo y a los demás...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero parece ser que cuando quieres hacerte un nombre entre los nombres no puedes regalarte..., aunque a la poesía sólo le interese el amor libre y el sexo inconsecuente.

      Eliminar