Archivos del blog

No es de extrañar que el mar hieda a mar, pero el amor es una peste difícil de igualar.

6 comentarios:

  1. No, el desamor quizá.
    El amor no desprende ese hedor.
    Claro, no para mi ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡A veces el desamor es agua de colonia!

      Eliminar
    2. Llegados a este punto, para ti el desamor, que tan buen olor te da.
      Y para mi el amor que me embriaga con su aroma.
      No es mal reparto no? :)

      Eliminar
    3. El desamor duele, huele, cuando no estás preparado para su mal, pero después que lo conoces es hasta placentero su perfume. ¡Qué no te engañe un amor con una traición que no puedas aguardar!

      Eliminar
    4. Pues si al final es hasta placentero su olor, casi estoy deseando que llegue ese amor traicionero, que me regale un desamor perfumado...casi

      Eliminar
    5. Así, me gusta, así... Esa ranchera si que apetece. No ves como al final sabes bailar las melodías.

      Eliminar