Archivos del blog

En algún momento de las erecciones americanas todo era posible, incluso que el candidato republicano fuera rechazado entre sus propias filas, era tan probable que Trump votara por Hillary Clinton en su circuncisión electoral como que Bill Clinton apoyara a Melania toda la campaña.

6 comentarios:

  1. Para serte sincera, me da todo ya tan igual, tanta perecita...se que no debería ser así, pero es. Me voy a hacer anacoreta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que debería ser siempre así como comentas, ¿qué nos importan las bajezas y patrañas del mundo elevadas al plano de la farsa política cuando tenemos la sinceridad solitaria de una belleza perezosa ante nosotros?

      Eliminar
  2. Cuando los gilipollas la palmen, el mundo permanecerá y quien quede seguirá adelante con la savia de las entrañas que solo el tiempo alimenta. Todas las generaciones tienen los mismos personajes y aquí estamos nosotros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En eso tienes razón... Todos los soporíferos poetas tienden a desdoblarse, y en la misma esquina hay una considerable inflación de nombres.

      Eliminar