Archivos del blog

¿Por qué no hacerlo todo por la mala educación, a ver quién aguanta más sin fulminarse -la timidez demostrando arrojo- para apreciar qué párpado se sobrecoge con la bajada de pantalones y qué cremallera es incapaz de cerrarse?

5 comentarios:

  1. Jajajajajajajaja.

    La mala educación jamás fue mi estilo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La delicadeza y la sensibilidad son los ardides del pecado. No pienses que la "mala educación" consigue más que los "buenos modales". Los buenos modales en la cama son de muy mala educación!!!

      Eliminar
    2. Y para qué corregir algo que consigue mejores resultados?

      Eliminar
    3. Solamente es una cuestión de estilo, de aderezo, de clase... La maldad tiene más clase y es más refinada que la bondad.
      Es cierto, consigue mejores resultados, pero en la alcoba es mejor un demonio que un ángel (o por lo menos un ángel que sepa maldecir).

      Eliminar