Archivos del blog

Además, obviamente, por qué calificar lo desagradable siempre de desagradable, en el gusto hay algo refinado, delicado y permisivo que agravia con amabilidad.

2 comentarios:

  1. El gusto hay que educarlo y ¡¡¡ no nos enteramos!!! ...debemos enseñarle a sumergirse bajo lo obvio ...
    Ahí abajo lo que arriba parece desagradable es precioso y lo precioso, da asco verlo
    Y conste q a mi me cuesta mucho bucear profundo pero cuando consigo controlar mi respiración, hasta disfruto;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, la preciosa familia de Trump puede ser hasta irritante.

      Eliminar