Archivos del blog

Son huracán mientras sus piernas les permitan arrasarlo todo, después serán borrasca y tendrán las isobaras tan desgastadas como sus medias. Por último se convertirán en una simple brisa de poniente. Pero tienes razón, no es culpa de ellas, dicen que la barbaridad de los soles produce esa fluctuación.

2 comentarios:

  1. ¿Y por qué no empiezan siendo brisa?. Sería curioso contemplar cómo el mundo va pervirtiendo la inocencia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Comenzar por la inocencia y acabar en la transgresión? Tienes razón, aunque también es factible empezar vulnerando para sucumbir a la ingenuidad.

      Eliminar