Archivos del blog

Mi magnífica insufladora, ahora ya no te tengo y estoy deshinchado como un inútil globo de feria. Gira, gira un poco más, animal banal, hasta que el amor se parezca a una ruleta.

4 comentarios:

  1. tener suficiente aire para que no se precisen corazones de viento.
    Esa puede ser una genial idea.
    El romanticismo nos encadena a ser un esclavo del roto.
    Ese muro es el que hay que derribar. Amor no es necesidad

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No una necesidad perentoria y a todas luces perjudicial. Lo has definido muy bien con esa "esclavitud del roto" o ese "romanticismo aciago y ciego". Siempre necesitaremos los corazones de nuestros semejantes como el aire, sólo hay que saber agradecer las sutiles bocanadas que nos depara el azar.

      Eliminar
  2. Poesia erótica pura y dura (eso en el caso de que sople).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una buena distinción: soplar es erotismo, resoplar pornografía.

      Eliminar