Archivos del blog

¿Nunca has comido las ancas de un poeta, el culo de un batracio de amor? ¿Ahora que oímos croar y nuestra piel rezuma desidia de ciénaga debemos compartir el alma?

No hay comentarios:

Publicar un comentario