Archivos del blog

Señorita, usted es mía, por desagradable que sea no es de nadie más. Lo digo ingenuamente, acosado por el tumulto de sus amantes, lo digo por la inmerecida satisfacción de un desprecio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario