Archivos del blog

El poema

Mi única rebeldía descansa en la palabra y en las oquedades del horizonte, en ciertas apreciaciones fácilmente restituibles. ¿Cómo negar la completa dicha que nos esclaviza a un placer? Así que estamos atados, en consecuencia, a la más grata e indómita de las subordinaciones.

 
A miña única rebeldía descansa na palabra e nos ocos do horizonte, en certas apreciacións facilmente restituíbles. Como negar a completa dita que nos escraviza a un pracer? Así que estamos atados, en consecuencia, á máis grata e indómita das subordinacións.


No hay comentarios:

Publicar un comentario