Archivos del blog

Y tal vez los adverbios también follen
y den a Luz bebés de siete kilos
llamados posibilidad

Billy


Tampoco importará ponerle nombre mientras nos observe con la necesidad de una subordinación y unos pechos conjuntivos de leche. Lo difícil será explicarle un día que su padre era Jamás y su madre Siempre y que él puede haber nacido de un objeto indeterminado en la oración, tal vez o un quizás (esa indecisa circunstancia).
Sin temor a equivocarnos: no existe un fin hermoso para la sangre, tan sólo la veracidad de cien hormigas devorando un gusano y una miríada de gusanos devorando al hombre.

6 comentarios:


  1. Qué maravillosa sintaxis morfológicamente antropomórfica habéis hecho aquí...entre las siempre coordinadas madres y los yuxtapuestos padres del nunca jamás y ...ahora que te leo esto de los pechos conjuntivos de leche, tengo que confesarte una cosa RAUL jajaja te he dejado colgando de unas glándulas mamarias a modo de campanas de la catedral por ahí, en una entrada de las pasadas del blog de Billy jaja...¡perdón! aunque sé que eso a ti te gusta por eso no estaba preocupada .. en fin, puedes imponerme la penitencia que quieras ( bueno no, que a ti esas cosas no se te pueden decir;) ya me fustigo yo por ti, descuida ...sin temor a equivocarme te digo que vamos a terminar todos como regaderas aquí ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando encuentras regaderas tan abiertas te dan ganas de meter los dedos de matrona en la inocencia de los adverbios. No ves, hasta la comparación de unos pechos con campanas catedralicias daría para un objeto religioso de culto. Te impongo la penitencia ilimitada de una fusta que restalle en los templos (el templo es el cuerpo que desea para sí toda la maldición y mendicidad).
      El parto y la cópula se la debemos a Billy, yo sólo he guardado un poco de placenta en el banco de células madre.

      Eliminar
    2. jajaja si ya lo sabía yo... fustigarme ilimitadamente jaja .. va a ser que no! ... no soporto el sufrimiento, si no hay más remedo vale, pero por turismo ¡ni hablar! ;) a mi o me pegan o yo no pienso ponerme la mano encima jaja y por otro lado ... ¿sabes qué? pareces el publicista de una leprosería diciendo cosas como estas : (el templo es el cuerpo que desea para sí toda la maldición y mendicidad) te imagino pregonando por las calles como los afiladores antiguos a voz en grito ... caarneee putrefaaaacta... jirones de piel, despojos y vísceras ... compren Srs.. tengo de todo .. jaja ... el contagio de purgaciones y lepra va de oferta si comparen pack del dos por uno ;) ... tb es por eso del banco de las células madre, que te ha quedado genial ... tienes una mente genialmente macabra ;)

      Eliminar
    3. Parece que aún no me conoces... María, no hay compra y venta sino sírvanse y gusten, pueden robar y expoliar el género. Si no me agrada la mercancía del poema cómo me va a agradar la mercadería de los cuerpos y el amor. Te tengo que dar la razón, me estoy pareciendo bastante a un predicador disléxico o a un falso profeta de la lepra y las purgaciones (no dude usted en dejar su piel en las almohadas y lo que repudie de los retretes ofrézcaselo al placer de los con-versos). Consuélate: la genialidad es una mente de cabritilla abierta al campo.

      Eliminar
  2. O los gusanos liberando al hombre, aunque no sé qué dirán cuando vean que de nada vale que se agolpen, que hay para todos. Su virtual nacimiento estará circunscrito en su mismo fin: será entonces cuando se produzca tal liberación

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En el festín de la muerte hay para todos y la abundancia da de comer a los hambrientos, pero esto puede ser tan solo la vanidad de las escobas en otoño en nuestro eterno peregrinar hacia otra carne.

      Eliminar