Archivos del blog

 
"Mi sensación al leer a Pessoa, escritor fantástico por cierto, es que se pasó media vida intentando justificar su inmensa infelicidad, inventando alter egos que vivían las vidas que él nunca se atrevió a vivir, convenciéndose de que mejor no esperar nada de la vida por/para evitar la desilusión, nunca vivió de verdad, solo teorizó sobre la vida en letras .. maravillosas, sí, pero solo letras..."

Todo es evasión cuando nos drogamos con poesía, quiero pensar que hacia afuera también son beneficiosas sus implicaciones, una de ellas (la más recomendable) sería el desprecio social. 
¿Sólo letras? ¿El peligro de perderse en palabras? En muchos escritos he tratado de dilucidar sobre estos aspectos,  fácilmente comprensibles desde el punto de vista de una obsesión. Hay cierta poesía que dotada de una belleza inusual no encuentra el hambre en otra razón que no sea la necesidad imperiosa de acrecentar un bucle (esto me causa un profundo desasosiego). 
La poesía se beneficia de cierta inmensa infelicidad, no sé hasta qué punto justificable pero sí creadora. Nadie vive todos sus sueños, nadie es una fiel representación de uno mismo.
El hombre está perdido de principio a fin, pocos son los encuentros, pero la multiplicidad de egos y sentidos no siempre significa la disgregación o la dispersión personal.
Te entiendo y no intento refutar tus razones, sólo divergir en matices. Dormir en otra es lo más bello que podemos desear, siempre que nos  mantengamos lejos de cualquier superficialidad.
Puedes detentar una vida literaria productiva y tener una vida extraliteraria anodina; paradógicamente, creo que es necesaria cierta insignificancia para ser genuinamente creativos. Entonces, ¿es nuestro cometido intentar apartarnos de la metaliteratura del summum para reconocernos en la orilla imperfecta y perecedera? Generalmente, para todo cambio, real o ficticio, yuxtapuesto o entrelazado, debemos abandonar el lugar de nuestras comodidades  y, por consiguiente, la literatura que se ama a si misma.

7 comentarios:

  1. ¡Eureca! esta vez creo que te he entiendo todo, todo jajaja aunq el desprecio social solo lo busques tú como objetivo ( tienes un puntito masoka preocupante ;) el resto de los mortales, si acaso, lo asume como un daño colateral de su postura antisocial.

    “Dormir en la piel de los otros es lo más deliciosamente bello que podemos desear.” Es verdad mmmm ... qué preciosidad! conseguir una confortable y a nuestra medida es el sueño de todos, pero dificilísimo, en el mejor de los casos nos adaptamos a lo que sea que toque, pinchos, bultos, ronquidos y aristas jaja Yo, me adapto a todo pero sinceramente por ahora, donde más a gusto me siento es durmiendo en la mía, es la única q conozco bien, sé cómo y donde acurrucarme, soy la mejor amiga de mi misma ;)

    Es verdad que hay un tipo de escritura formalmente bella ( tú le llamas a todo poesía y a mi me cuesta usar la parte por el todo ;) que se recrea en sí misma sin más fin que encaracolarse en s misma los dadaístas, modernistas todos estos lo hacían… a mi eso me gusta un ratito, mucho rato me agota y además me pierdo, necesito apuntar a algo concreto, saber de qué hablo… si no, giro sobre las palabras y me aturdo , no sé ni lo que digo.. me pasa muchísimo... jaja Y sí tb, la infelicidad casi siempre es el motor de la creación, al menos de la buena. El ser humano que sufre y es artista, sublima su sufrimiento practicando la disciplina artística que domine, creo q es en ese desesperado intento de dejar de sufrir que necesita crear y crear sin parar… los que no son artistas, la inmensa mayoría, sublima en alcohol, sexo, compras, drogas, filantropía y cualquier cosa que sirva de paliativo al dolor…si fuéramos siempre felices no haríamos nada más que disfrutar de ese estado y dejaríamos que mientras el mundo se cayera a cachos … por eso no es bueno ser demasiado rato felices ;) ¿Sabes qué? yo solo intento estar en este estado de felicidad el mayor tiempo posible siendo plenamente consciente de ello, aunque sea mirando una flor chiquitina, he aprendido a hacerlo y ahí estoy ... muchos ratos pequeñitos, hacen un rato bastante largo, por eso jamás seré una artista ;)

    Pero claro, esta teoría solo es aplicable a la buena gente, la mala gente solo es feliz haciendo infeliz al resto .. así que no hay problema, como hay tanta rata despreciable, nunca nos dejarán ser felices mucho rato ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno..., tal vez en la cama se necesiten enemigos y no amigos, y el amor se parezca más a una contienda, en la que la piel, evidentemente, se prodiga en laceraciones para sublimar la carne y los humores a una disciplina sexual y artística.
      Te he entendido todo, por completo, pero creo que el arte es la contemplación de las pequeñas cosas que transforman el alma y la transformación de las pequeñas cosas a través del alma.

      Eliminar
  2. La multitud en uno mismo. Nadie es sólo uno. Somos una multitud albergandonos en pequeñas dosis. Me atrevo a decir que hasta en ciertos momentos lunáticos o neuróticos por no decir psicópatas. Aunque veo más al animal irracional tomando las riendas. Pessoa divagaba mucho sobre la metapoesía pero además era introspectivo aunque en este poema sea en otras pieles muchos de sus poemas buscaban sus ruidos interiores.
    Pero ¿que hace el escritor sino inventar personajes?
    A ver si ahora resulta que soy la única esquizofrenica de bloguelandia y tengo cambios repentinos de personalidad jjj.
    En cuanto a la buena o mala gente leí hace poco un cuento indio en el que el nieto preguntaba a su abuela.
    ¿por que hay gente mala?
    Y ésta respondía
    Todos tenemos dos lobos dentro uno bueno y otro malo
    Y cual ganará , preguntó
    Al que alimentos más. Dijo la abuela
    En cuanto a las ratas Maria, depende si las dejamos entrar. Cada día estoy más convencida (y lo hago a fuerza de razonamientos ) que la felicidad es una actitud y depende de nosotros que las adversidad nos afecte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya lo decía Rimbaud: Car Je est un autre. Si le cuivre s’éveille clairon, il n’y a rien de sa faute" (Porque Yo es otro. Si el cobre se despierta convertido en corneta, la culpa no es en modo alguno suya).
      Ese cuento que mencionas lo escuché por primera vez en la película "Pathfinder" (el Guía del Desfiladero). No puedo más que apreciar lo que dices y afirmarme en tus pensamientos, sobre todo en lo que respecta a la actitud de ser felices.

      Eliminar
    2. "Je dis qu’il faut être voyant, se faire voyant. Le Poète se fait voyant par un long, immense et raisonné dérèglement de tous les sens" ("Digo que hay que ser vidente, hacerse vidente. El poeta se hace vidente por un largo, inmenso y razonado desarreglo de todos los sentidos").

      Eliminar
    3. Ohhhh francés que bonito idioma. (Y no te vayas por los matorrales)
      Qué bueno Rimbaud!!!!

      Eliminar
    4. ¡Bueno hasta la extenuación de las bondades!

      Eliminar