Archivos del blog

He llegado a un punto en que mi mediocridad es completa. Ya no me causa desazón intentar ascender inútilmente a la excelencia, y la consideración de esta posibilidad es terrible pues sólo lo vulgar puede contener esa perfección.

No hay comentarios:

Publicar un comentario