Archivos del blog

Así que rozamos la integridad somos moratoria. No entiendo la pornografía, sólo el amor, y el amor tiene alas de terciopelo e ingenuidad de gorriones.

4 comentarios:

  1. Respuestas
    1. ¡No sabía que la pornografía ejerciera tal conmoción!

      Eliminar

  2. Bellísima la segunda parte de lo que has escrito. Sí, dos veces sí ;)

    La primera parte me cuesta entenderla ¿quieres decir q rozar la verdad nos hace estar en deuda con ella? ¿que nos debemos a la verdad? ¿con lo que exige conocer la verdad sobre algo? ... ¿que nos van a ejecutar (la hipoteca) por estar en deuda con la verdad? Siempre he dicho q mejor no contraer obligaciones contractuales con garantía real, lo intangible, no fungible ni genera intereses de de mora, ni es ejecutable por la fuerza ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me quiero meter en tecnicismos contractuales (seguro que me das mil vueltas en esas cuestiones). La idea que quería expresar es que cuando observamos una realidad al descubierto, una realidad que precisa nuestro compromiso, ponemos muros y dilaciones a su llamada en un afán de salvaguardarnos. Lo que es lo mismo: mirar hacia otro lado cuando hay una necesidad acuciante.

      Eliminar