Archivos del blog

existe otra esperanza
que, hija de la quimera,
no es más que dedo hurgando
con saña de verdugo
en la llaga incurable.
"Quien lo probo lo sabe".

 
Hipogeo 


Finalmente, el tiempo del rebatimiento. Mientras dura la saña, si ya no hay consuelo en la herida, nos queda la esperanza de morir; pero el morir no es siempre buen morir. Otra cosa es entender a los verdugos y torturadores. Creo que Pandora se pilló los dedos cuando se dio cuenta que estaba escapando ese mal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario