Archivos del blog

dolor elevado a sangre en las venas
recuerdos imborrables sus delicias
lágrimas que son penas y condenas
¡Tú y todas mis ilusiones ficticias!
 
Chés 
 
 
 
Ocurre, encerrados en una lectura irreal, que no sabemos ni deseamos salir de nuestro confinamiento... Me parece que en tu dictado hay un pronunciamiento unilateral sobre la fantasía, el dolor y la frustración de amar. Para ser justos y ecuánimes, sufrir a pares y lamentarse a mares como hacen los perfectos soñadores.

2 comentarios:

  1. Confinamiento...
    Pues sí.
    Me miro y sí...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces el amor es caer en una prisión, con la dificultad añadida de querer sobornar al carcelero.

      Eliminar