Archivos del blog

Yo te ofrecí un laboratorio para tus prácticas, tú me concediste la promiscuidad de tu ojete: una transacción inimaginable para experimentar con las hormonas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario