Archivos del blog

Una musa pesca cuando le apetece. Si en el blog pusiera un par de tetas con la foto de mi alter ego femenino, capturaría atunes y ballenas corcovadas. Puede que utilice este espacio para redadas de altura, pues nunca he negado que el objeto último del poema es la necesidad de encuentros.
Creo que un Dios lo tendría difícil para follar en estos días, si tratara de enamorar a una flor silvestre. Nadie se fía de una deidad copulativa ni de un poeta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario