Archivos del blog




Pintarse los labios, delinearse una pestaña, empolvarse el rostro y salir a cazar. Si fracasamos en nuestras ilusiones, por lo menos ser la ilusión de alguien: carne cruda y medias que gastar. 


 
 Qué bien suena, si no estuviera ya felizmente cazada... Un beso! 


 
Pues entonces... ¡A la cazuela!

No hay comentarios:

Publicar un comentario