Archivos del blog

Mística

La totalidad secuestra la lógica
la llamada enmudece.
La dependencia anula la intuición
el vuelo queda inmóvil.
Él es éxtasis completo
y expresa certezas
imposibles de idear.

Gemelo de la nada y el silencio
habla el ejemplo
y vuela ala sumisa.
Tres cavernas, no platónicas
de esquizoide frustración
vuelo empachado traen
con muda llamada.
Solo los elegidos encuentran si querer
la unión al Único, sin deseo.




Tu verso es tan profundo que sólo he podido elucubrar un poema. Un poema equivocado que no pretende hacer sombra a tu rotundidad, únicamente ser fiel al sinsentido que aletea como una mosca boba alrededor de tu melaza. Se trata de eso, miel de mieles y helmintos.

La mística del amor es un empacho que provocará ineludiblemente arcadas. La unión con el Único tampoco tiene argumentos con la lógica. Y, si los amantes del deseo trascienden el placer hacia la servidumbre de sus funestas alas; qué, si encuentran esa unión de los elegidos sin elegir. Porsupuesto, la unión ha de ser con ellos mismos, sin sus propios egos, para no caer en la frustración de las cavernas recíprocas.
Tal vez el amor elevado al hambre sea un arcano menor y debamos fijarnos en los astros para alcanzar lo Unívoco del Encuentro con la Llamada.
Tu verso hace correr a las musas hacia los soportales de la luz y descorrer los sucios cortinajes que desvelan el inconmensurable corazón. A veces sólo los necios, 95% estupidez y 5% ingenuidad. A veces sólo los locos y los poetas, como diría Nietzsche, 95% presunción y 5% ambición, y ni siquiera ellos.



¡Qué gran tipo don Federico!
Lástima que acabara tan volado.

Gracias por tan elogioso comentario, no obstante. Provocar algo con un poema es la máxima aspiración.



 
No comento, polemizo, poetizo, profetizo, cobertizo... No sabemos dónde acabará nuestro vuelo, humano demasiado humano... Hacia dónde debe guiarnos la provocación y la inspiración más que a la exaltación de las alcobas y la compañía de las sábanas femeninas. El verso no es de nadie en este raspear (rap de conversaciones inconclusas sin vencedores ni vencidos). El verso nos pertenece a todos: una forma de acabar con el capitalismo de mercado para convertirnos en mercaderes, mercancía de follar y penetrar pendencieras realidades.
Creo que el poema ya no es válido si no aspira a la consecución de una respuesta. Ya no vale el poeta encerrado, ensimismado en si mismo, adulador de su propia jactancia, ahora hay que salir a batallar con el diálogo hasta tratar de conseguir algo semejante a un orgasmo múltiple, hay que mancharse con pictografías de grafititero y gratificante mierda multiplexada. 



 
No llegaremos nunca al 1% de Nietzsche.  También considero que Zaratustra es excesivo y que "dios" todavía no huele a cadáver. 



Perfecto, pues. Aunque le recomendaría no inflamarse en demasía, que no es aconsejable para el combustible corazón de los poetas.


 
No se preocupe, soy susceptible a las deflagraciones y no me molesta si me creen un grano purulento. Mis soflamas se deshinchan como el flotador de una musa, para que el valiente socorrista (desconoce todavía la celada de una reanimación), insufle su precioso aliento sobre el cuerpo de la meretriz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario