Archivos del blog

Para ti, Ficticia...

No sé por qué no me he pasado antes por tu escondrijo, así, buenamente, podemos llamar a nuestros blogs: lugares de abrigo y remanso; madrigueras de tejón y comadreja...
Yo no celebro las fiestas y hoy me he levantado usualmente tarde (por no variar). Me he dedicado a la masturbación temprana y después he recibido a unos Testigos de Jehová (buena gente) a quienes he saludado con un buen apretón de manos. Hablamos sobre el bog y su madera, el cerdo curado y otras anécdotas. Me aseguran y sugieren que yo podría ser un buen "hermano", pero no me llevo muy bien con mis hermanos, y con las hermanas desearía otro tipo de iniciación muy alejada de la moral y la fe cristiana. 
Después del café regresar a la nada, o, lo que es lo mismo, a perder el tiempo con las malas costumbres y la holgazanería del poema. En mi aburrimiento diario aún no entra la depresión, eso sólo acontece cuando tengo alguna urgencia acuciante, cuando recobro el sentido vital o me llaman para realizar algún trabajo.
Te aconsejo un ensayo onanista, si estás falta de compañía o de afecto, para saludar al mundo con el descaro de un orgasmo vespertino.

2 comentarios:

  1. Vaya, vaya, un post para mí...
    El orgasmo es una buena, sana y barata forma de antidepresivo, estoy totalmente de acuerdo.
    El aburrimiento, por contra, es mi peor enemigo.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando los aburrimientos se juntan, los enemigos se aman. La desidia también es creativa porque tarde o temprano nos conduce a un puerto y a un placer (aunque las barcas quieran después abandonarse).

      ¡Castos ósculos, nada inocentes, contra el aburrimiento!

      Eliminar