Archivos del blog

Ficticia...

Yo no celebro las fiestas y hoy me he levantado usualmente tarde. Me he dedicado a la masturbación y después he recibido a unos amigos, a los que he saludado con un buen apretón de manos. Hablamos sobre el bog y su madera, el cerdo curado y otras anécdotas.
Después del café, el regreso a la nada, o, lo que es lo mismo, a perder el tiempo con las malas costumbres y la holgazanería del verso. Te aconsejo un ensayo onanista, si estás falta  de afecto, para saludar al mundo con el descaro de un orgasmo vespertino. Coser un corazón es como zurcir un botón, lo difícil es encontrar el ojal adecuado.

2 comentarios:

  1. Vaya, vaya, un post para mí...
    El orgasmo es una buena, sana y barata forma de antidepresivo, estoy totalmente de acuerdo.
    El aburrimiento, por contra, es mi peor enemigo.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando los aburrimientos se juntan, los enemigos se aman. La desidia también es creativa porque tarde o temprano nos conduce a un puerto y a un placer (aunque las barcas quieran después abandonarse).

      ¡Castos ósculos, nada inocentes, contra el aburrimiento!

      Eliminar