Archivos del blog

Regresa al hogar de la muerte blanca, allí no hay poemas, sólo el infinito, el ansia de vivir y la promesa de ser.
El ocaso es lúgubre y verdadero como un aullido, y el invierno abriga el salvajismo de las almas; no es lugar para poetas y perdidos.
¿Qué es un hombre sin manada? Cualquier perro sarnoso desea recostarse junto al fuego y observar la intemperie de la llama.
¿Qué es un lobo entre humanos? Un animal confinado a soledad, una musa que juega al menosprecio con los jirones de sus bragas.

    "Por aquí entró un amante y no encontró litera. Éste se enredó en las costuras y no halló la piel. Nadie ha penetrado con las llaves de la noche en mi soliloquio para dejarme un puñal y una canción...
    Entonces se volvió y contempló admirada que en su trasero había un roto remendado, no supo descifrar aquel enigma que la sumió en la duda, y siguió jugando, cariacontecida, con sus dedos". 
 
A veces un corazón inquisitivo se extiende por una suposición y desea ser amado por una eternidad que no le corresponde.
La loba, ambigua, contigua a la sangre, reclama su ambición y nos cuestiona con desgana:
    "No quieras ser instinto cuando tu palabra es razón. ¡Regresa al hogar de la muerte blanca!".
En ese preciado momento que el sol declina, quisiera tener a alguien cerca para compartir un único gesto de camaradería; después todo pasará, pasaremos, lejos de nuestra mutua insatisfacción.

No hay comentarios:

Publicar un comentario