Archivos del blog

¡Amor! Tu afluente desbordado, la delincuencia de tu hogaza, la inclemencia y el paroxismo de tu horneado, me hacen sentir propensión y desgana. Igual que la imposibilidad, la contingencia negada que trata de meterse como pan de molde por el ano. Cada poema se agolpa en la entrada sin llegar jamás al desistimiento; y si alguna vez pasara por esa puerta la tostada, también serían necesarios el ayuno y el hambre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario