Archivos del blog

¡Amor! Tu afluente, tu verso desgarbado, la delincuencia de tu hogaza, la inclemencia y el paroxismo de tu horneado, me hacen sentir propensión y desgana; como la imposibilidad, la contingencia negada que trata de meterse como un paquete de pan de molde por el ano. Cada poema se agolpa en la entrada sin llegar jamás al desistimiento de su literatura; y, si alguna vez pasara por esa puerta estrecha, la tostada, también serían necesarios el ayuno y el clamor del hambre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario