Archivos del blog

Un hombre lampiño de escroto rasurado y ano depilado deseó ser penetrado por un coño con melena. La bestia saltó sobre el sorprendido que con amanerados gestos se derritió como un fondue; ya era un ponche en la boca de ese animal, un elixir en el beso de la Diosa, un moquear en medio del estornudo.
Su pene perfumado desapareció en las profundidades abisales, succionado y castigado como una ubre Frisona. Se corrió con las narices en el sobaco de aquella ambigüedad única que olía a cochiquera y exabrupto de porquero, sodomizado por sus palabras embrutecidas: "puta lechera, pija floja, te voy a follar como una fulana y me comeré todas tus lágrimas".
Sintió que la cisterna le regaba el pubis por entero y que su escaramujo se arrugaba en la bañera. Nada hay comparado con el amor de una Eva andrógina y un Adán afeminado, pues sólo podemos decir: "¡así sea, sisea, sarasa!".


Un calvo de escroto rasurado e ano depilado desexou ser penetrado por unha cona con melena. A besta saltou sobre o sorprendido que con amaneirados xestos derreteu-se como un fondue; xa era un ponche na boca dese animal, un elixir no bico da Deusa, unha moqueira en medio do espirro.
O seu pene perfumado desapareceu nas profundidades abisais, succionado e castigado como unha ubre Frisoa. Correu-se cos narices no sobaco daquela ambigüidade única que cheiraba a cortello e exabrupto de porqueiro, sodomizado polas súas embrutecidas palabras: "puta leiteira, carallo frouxo, vou-te foder como unha fulana e comerei-me todas as túas bágoas".
Sentiu que a cisterna lle regaba a pube de tal maneira que o seu casulo engurraba-se na bañeira. Nada hai comparado co amor dunha Eva andróxina e un Adán efeminado, pois só podemos dicir: "¡así sexa, sesea, maricón!".

No hay comentarios:

Publicar un comentario