Archivos del blog

Si el poema se rompe tendrá una historia que contar y una canción que recordar, pero si nos circunscribimos únicamente al oro del lenguaje habremos fracasado en nuestro intento.
No me refiero a ti, lo muerto está bien muerto, lo estoy enterrando en un lugar honorífico. No sé quién ha dejado morir el pálpito, ni cuando cesó el latido. No tiene importancia. Nuestra belleza es una cagada de zorro en la nevera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario