Archivos del blog

He resuelto que el olor del sexo es semejante a la épica, muñeca macabra encerrada en los anillos de Saturno. He desplazado con suma delicadeza el moscardón que se ahogaba en el café hasta el último sorbo de poesía. Ningún corazón quiere salir del pecho una noche de violadores; pero, ¿confías estar a salvo en el amor para siempre? El dolor es el principio de toda equidad.
Esa fiera inexpugnable que deseé amar sólo me dejó la orfandad y el menoscabo de las garras. He resuelto que el olor del sexo es semejante a la ingratitud, claros ojos de terciopelo azul.



Resolvín que o cheiro do sexo é semellante á épica, boneca macabra encerrada nos aneis de Saturno. Despracei con suma delicadeza o moscardo que afogaba no café até o último sorbo de poesía. Ningún corazón quere saír do peito unha noite de violadores; pero, confías estar a salvo no amor para sempre? A dor é o principio de toda equidade.
Esa fera inexpugnable que desexei amar só me deixou a orfandade e o menoscabo das garras. Resolvín que o cheiro do sexo é semellante á ingratitude, claros ollos de veludo azul.

No hay comentarios:

Publicar un comentario