Archivos del blog

Fui al dentista. ¡Tenía que ser!
La muela del juicio. ¡Tenía que ser!
No quiso salir pero al final se escapó de las pinzas. ¡Tenía que ser!
No sé si me agarraba a la silla o a sus faldas. ¡Tenía que ser!
No sé si mientras tiraba de la picada, mi mano hacía otras cosas más que agarrarse. ¡Tenía que ser!
No quiso salir pero al final rodó por el suelo (¡tenía que ser!) y casi pierdo los incisivos del tirón.
Con el estómago vacío la anestesia me dejó indispuesto. ¡Tenía que ser!
¿Qué hace un hipocondriaco quitándose un diente? ¡No tenía que ser!
Me pusieron boca a bajo mientras persistían los sudores y la palidez (¡tenía que ser!) y pude observar sus pantorrillas.
La verdad es que quería huir del purgatorio aunque su belleza erotizara mis empastes.
¡Tenía que ser la muela del juicio!

4 comentarios:

  1. Ups! odio a los dentistas. No te quejes si fuiste capaz de fijarte en las pantorrillas, yo me quedo en estado catatónico, incapaz de fijarme más que en respirar y no ahogarme, prefiero una biopsia uterina que un sacamuelas.

    Bueno, espero que estés mejor. Un beso (nada hechizado en este caso) :-). A dormir!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de las pantorrillas es la única licencia. Si le he metido mano a alguien en esa situación puedo jurar que nadie se ha quejado.
      Casi se acerca al esperpento (es lo que tiene lidiar con seres esperpénticos y situaciones ridículas).
      Lo verdaderamente cierto en estos casos es que quien abre la boca de esa manera no suele comerse un bocado.

      Eliminar
  2. jajajajaja el juicio final será esto? Para lo que hemos quedado
    Yo siempre me pregunto, sin juicio ni na, como esos microorganismos
    son capaces de acabar con cuerpos tan grandes
    legiones, reproducción masiva, come dientes, come huesos, come órganos
    come células...
    La individualidad nos empequeñece.
    Me falta media dentadura y el dentista no tiene nada de atractivo.
    Tiene tanto de corrosivo como el podrido dinero que nos cobra

    ResponderEliminar
  3. ¿Estar ante Dios para eso? ¿Quién es el menesteroso al que debemos perdonar sino aquél que ha sufrido de dolores disparatados?
    No creo que sea culpa de ellos (los microorganismos), creo que en nuestro cuerpo está programada la degeneración (y no me refiero solamente al sexo)
    ¿Dinero con sarro y halitosis? ¿Quién es capaz de renunciar al beso de la barbarie y la avaricia?

    ResponderEliminar