Archivos del blog

Cómete los monstruos y escribe saciado. Ama sobre el heno a tu hembra dichosa y no dejes que te ensortijen con aperos. Firme en la boca, el pecho tímido, el grano del pezón en la comisura de la lágrima. Lacta el humor de tu dulce perra harapienta, ubres de leche y salmuera de tango. La furcia florece como un campo labrado por la tonsura del labio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario