Ir al contenido principal
Si penetras en el corazón de la virtud, ésta siempre te pedirá que permanezcas. No hay otra posibilidad, ni medias tintas, ni metáforas entre las sábanas, ni mundos disolutos en coordenadas de dispersión. 
El amor, cuando nos toca, se hace con nuestra voluntad y nuestra ansia. La tiranía del alma no deja rienda suelta a la expresión de un vicio que no sea el deseo, la avaricia de la carne, la posesión y la entrega. 
Quería una criatura transparente para sobornarla con el licor de las calles y la codicia de las alcobas; pero, ¿acaso el ser amado pregunta por razones y se ausenta para prodigar otros territorios?
Siempre he estado ciego cuando se trata de amar, convertido en un sucio mastuerzo que baila con la niña vudú de labios ensangrentados y mirada perdida. 
El verdadero amor es como una intoxicación venenosa, un grito de locura que cohabita con la soledad de las paredes. Quizás tengamos que ignorar la dulzura come-moscas, los lazos imposibles, y prefiramos contemplar a través de la ventana cómo el otoño encanece y mancilla sus lágrimas..., tibias como el celeste de los alcoholes.

Comentarios

  1. Respuestas
    1. No, calmA, no creo que la tenga grade!!!

      Eliminar
    2. Bueno , ya sabes, ande o no ande, caballo grande

      Eliminar
    3. Que ande y nos lleve a alguna parte, aunque sea a lomos de un hipocampo.

      Eliminar
  2. Soy fan. No sé quién eres pero como escritor eres magnífico.
    Mi total admiración.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es mejor que nos critiquemos y no entrar en alardes. Algo podemos cambiar pues siempre hay algo que merece aleccionamiento.
      No soy nadie y es mejor que guardemos nuestras admiraciones para lo que se deba admirar.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

POETÍLICOS

- ¿Cruces blancas en lo rosa? Si hay satisfacción, al desastre no le importa el sastre...
- Ya sabes, al final la muñeca diabólica siempre seguirá siendo muñeca... sastre y medidas férreas de lo que al "placer" se refiere.
- Prefiero la maldad de una mujer, incluso las bondades de una mujer con el mal... ¿De qué sirven los trajes cuando la piel es la medida?
-A veces vestiduras y pieles sufren de remiendos... hasta Satán sucumbe ante la costura de una mujer... de una muñeca también.
- ¡Satán jugando a las peponas! ¡Fascinante tentación!

Místicos deseos

Una melena prodigiosa que casi tapa el prodigio... Sobre el embiste, anteriormente citado, si no pone a prueba la consistencia del lecho me hace dudar de sus pretensiones. Si a una mujer se le da bien hacer habitaciones, el firme propósito de un hombre es deshacer su creación, deslegitimar su obra (no pensamos en follar sino en profanar colchones). Tengo la firme convicción de que cuando una mujer piensa deliberadamente en el amor es que la cama no está bien hecha, no le agrada totalmente, e intenta recomponer el dobladillo de las sábanas.
Ábrete como una flor al recuerdo, suicida con tus pasos las horas, porque nadie merece un tiempo de olvido... Vuela como una polilla hacia la eternidad de la luz, que no nos sirva la condescendencia de excusa ni la nocturnidad de abandono. El amor todavía es una quietud de sábanas limpias y un demonio que dormita desalojado de sus posesiones. Dios ha criogenizado tus lágrimas para resucitar la hermosura, y el alma despertará de su sueño para nidificar en lo alto.