Ir al contenido principal
Me has dejado tirado, pisoteado como una mierda en un zapato de tacón, como un tipo vulgar violado con una escobilla de retrete, haciendo de garaje, parterre de mancebos y proxenetas. Musa de ojos castaños, niña alopécica de los sótanos, te debo la concupiscencia de los vientres y la diarrea de las palomas sobre mi calvicie. Y ahora, pensando en ti, quiero rememorar aquella lectura tolkieniana: "nueve mujerzuelas para los reyes de los hombres, siete entregadas a los enanos y tres a los elfos, y una única mujer para pendejear y hacerse con la voluntad de todos los pendejos".

Comentarios

  1. Bestial. Bukowski es una mierda a tu lado, te lo digo en serio. Esto es genial. Me jode que haya tanto talento no reconocido como se merece y que la mierda de Bukwoski (ok, en su época fue un hito, y mucha gente lo cree genial) sea todo un icono.
    Me quito el sombrero. Si publicas un libro de poemas ( a lo mejor lo has hecho ya y estoy haciendo el pardillo), quiero uno firmado y dedicado, que lo sepas.
    Pasada de texto!

    ResponderEliminar
  2. Quien dice poemas dice prosa poética. Se me fue la olla

    ResponderEliminar
  3. Estoy pesada,lo siento, es que lo he releído y me pareces un Jean Genet. "EL diario del Ladrón", por si no lo has leído. Aunque mi obra favorita es "Las Criadas". Sigue así.

    ResponderEliminar
  4. Condensación de legajos con algún síndrome poético. Bukwoski es genial y siempre hay una horma para nuestros zapatos, una belleza real que nos acaba traspasando. No importa si la superación nos hace sombra, estamos ahí para prender una luz, cada luz tiene una esencia propia y una voz consustancial. Lo bueno acaba aburriendo si no probamos otras medidas, el fango de otra mediocridad que nos haga resurgir como un fénix mugriento (dicen que cierta limosidad tonifica la piel).
    Agradezco tus palabras. Lo publicado está en Internet, sujeto a inevitable cambio y abandono de bytes. La poesía, abierta de piernas para cualquier levantamiento de faldas.
    Lo que escribo, leído varias veces, no da para el clavo de un enterrador ni hace mortaja. Te aseguro que hay verdadero talento pululando por la red.
    Jean Genet será mi próxima lectura, gracias por la aportación; además es bueno dejarse influenciar si esto nos ayuda a encontrar nuestro propio camino.

    ResponderEliminar
  5. Oye, pues sí que has quedado aparente, nunca te había visto mejor. Y eso que no sabía que habías vuelto a la red(ada). No digo más, voy a la calle, a ver si entrego mi voluntad de pendejo a cambio de un café manchado sin azúcar.
    Abrazos, siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tendremos que encontrar esa alianza en cualquier sucio bar. El anillo busca a su dueño y es probable que alguna mujer quiera un trago con nosotros.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

POETÍLICOS

- ¿Cruces blancas en lo rosa? Si hay satisfacción, al desastre no le importa el sastre...
- Ya sabes, al final la muñeca diabólica siempre seguirá siendo muñeca... sastre y medidas férreas de lo que al "placer" se refiere.
- Prefiero la maldad de una mujer, incluso las bondades de una mujer con el mal... ¿De qué sirven los trajes cuando la piel es la medida?
-A veces vestiduras y pieles sufren de remiendos... hasta Satán sucumbe ante la costura de una mujer... de una muñeca también.
- ¡Satán jugando a las peponas! ¡Fascinante tentación!

Místicos deseos

Una melena prodigiosa que casi tapa el prodigio... Sobre el embiste, anteriormente citado, si no pone a prueba la consistencia del lecho me hace dudar de sus pretensiones. Si a una mujer se le da bien hacer habitaciones, el firme propósito de un hombre es deshacer su creación, deslegitimar su obra (no pensamos en follar sino en profanar colchones). Tengo la firme convicción de que cuando una mujer piensa deliberadamente en el amor es que la cama no está bien hecha, no le agrada totalmente, e intenta recomponer el dobladillo de las sábanas.
Ábrete como una flor al recuerdo, suicida con tus pasos las horas, porque nadie merece un tiempo de olvido... Vuela como una polilla hacia la eternidad de la luz, que no nos sirva la condescendencia de excusa ni la nocturnidad de abandono. El amor todavía es una quietud de sábanas limpias y un demonio que dormita desalojado de sus posesiones. Dios ha criogenizado tus lágrimas para resucitar la hermosura, y el alma despertará de su sueño para nidificar en lo alto.