Ir al contenido principal

Alas de Hecatombe

Quedé pillado como una puta de alcantarilla, prendado por el aroma. Eres el poema que regresa del amor y el amor inconmensurable del poema. Eres la burla que ha puesto el destino ante mis pasos, la superación lírica, la superstición de lo sensible en la afabilidad de los nombres. Un simple mortal no puede hacer nada contra la magnitud de los astros, y un cielo anodino y magnífico debe ser desposado por otra vehemencia. La brisa marina es tomada por el ave para alzar el vuelo. ¡Vuela entonces, corazón infranqueable! Sobrevuela la mundanalidad de los escombros hacia la ruina de un paraíso. Yo te amaré, desacostumbrado amor, hasta la noche de los incendios.

Comentarios

  1. Endiosada la amada se ensalza en la belleza del poema dejando al enamorado entre la impotencia de no alcanzarla pero entregado a amar y amar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabemos por qué nos ama el poema y dónde empieza el amor y la renuncia. No hay Dioses en esta ecuación, sólo alegorías y fluctuaciones. Nada sobrevive a las rotas promesas ni al cambiante deseo. Los amantes pronto se entregarán a la desidia y al vino de la conformidad.

      Eliminar
    2. El poema deja entrever lo que aprecias, pero no me siento cercano a ese romanticismo; si fuera así habría que apalear a la endiosada y al insulso memo, pues tales criaturas no merecen ningún resarcimiento. Mi idea del amor es mucho más llana y sencilla, carente de especulación y grandiosidad se centra en el recreo de las sensaciones y en compartir un café.

      Eliminar
  2. Para que veas la subjetividad del lector ;)
    Osea que hablas del poema y yo pensé que hablabas de la amada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La subjetividad es otro frente dentro del poema. Sandra, por supuesto que hablo de la amada, pero en este caso no hay endiosamiento, y, tal vez, la eternidad de mi amor dure unos ficticios segundos que no se correspondan con la idiosincrasia del poema. De todas formas creo que tu apreciación es la más acertada y yo siempre me salgo por la tangente con mis subjetividades.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

POETÍLICOS

- ¿Cruces blancas en lo rosa? Si hay satisfacción, al desastre no le importa el sastre...
- Ya sabes, al final la muñeca diabólica siempre seguirá siendo muñeca... sastre y medidas férreas de lo que al "placer" se refiere.
- Prefiero la maldad de una mujer, incluso las bondades de una mujer con el mal... ¿De qué sirven los trajes cuando la piel es la medida?
-A veces vestiduras y pieles sufren de remiendos... hasta Satán sucumbe ante la costura de una mujer... de una muñeca también.
- ¡Satán jugando a las peponas! ¡Fascinante tentación!

Místicos deseos

Una melena prodigiosa que casi tapa el prodigio... Sobre el embiste, anteriormente citado, si no pone a prueba la consistencia del lecho me hace dudar de sus pretensiones. Si a una mujer se le da bien hacer habitaciones, el firme propósito de un hombre es deshacer su creación, deslegitimar su obra (no pensamos en follar sino en profanar colchones). Tengo la firme convicción de que cuando una mujer piensa deliberadamente en el amor es que la cama no está bien hecha, no le agrada totalmente, e intenta recomponer el dobladillo de las sábanas.
Ábrete como una flor al recuerdo, suicida con tus pasos las horas, porque nadie merece un tiempo de olvido... Vuela como una polilla hacia la eternidad de la luz, que no nos sirva la condescendencia de excusa ni la nocturnidad de abandono. El amor todavía es una quietud de sábanas limpias y un demonio que dormita desalojado de sus posesiones. Dios ha criogenizado tus lágrimas para resucitar la hermosura, y el alma despertará de su sueño para nidificar en lo alto.