Archivos del blog

Hay mierda en todas partes, incluso mierda oportuna, mierda pertinente y mierda necesaria. El afecto es como un cazo de leche tibia que bulle hasta la nata y se pega a todo lo que toca. ¡Qué difícil es restituir el antiguo brillo de nuestra encimera!

No hay comentarios:

Publicar un comentario